La Cultura Cura

Círculo

CÍRCULOS DE HOMBRES/RETIROS DE HOMBRES

En noviembre de 1988, un grupo de hombres chicanos, latinos, nativos y de raza se reunieron durante tres días en Jolon, California, en un Círculo de Amistad y Hermandad. El propósito inicial de esta reunión fue abordar varios problemas que se les planteaban a ellos, a sus familias y a sus comunidades, pero también aclarar sus roles y responsabilidades como hombres, y buscar una manera de volver a equilibrar, en forma individual y colectiva, las experiencias perjudiciales que en ocasiones se causaban a sí mismos, a las mujeres de sus vidas, sus hijos, sus familias y sus comunidades. A través de debates, risas, ceremonias y reflexiones, se intercambiaban generaciones de sentimientos y energía espiritual. Los hombres presentes se dieron cuenta de que el primer paso hacia la sanación de sus relaciones, familias y comunidades comenzaba con su compromiso a sanarse a sí mismos y vivir la vida como Hombres Nobles*.

Estos hombres reavivaron el fuego ceremonial que ha dado calor y arraigado a miles de hombres que se han congregado cada año desde esa primera reunión.

Más de dos mil hombres (abuelos, padres, hijos y nietos) han asistido a los retiros anuales de hombres en Jolon, y de este compromiso surgió el movimiento “Círculo de Hombres”. Muchos de los que participaron de estas reuniones han llevado las enseñanzas del Círculo a sus propias comunidades en todo el país. En la actualidad, este movimiento existe en más de 50 ciudades en todo el país y llega a miles de hombres y niños, permitiéndoles alimentar sus propósitos positivos y conectarse con otros hombres y niños en sus pueblos natales.

CÍRCULOS DE COMPADRES

La falta de conexión es uno de los principales factores que contribuyen a la enfermedad. El propósito del Círculo (círculo de compadres) es volver a conectar comunidades: de a una persona, una familia y una ciudad por vez. Las familias o comunidades felices y sanas demuestran interdependencia y trabajan en forma colectiva como factor clave para la salud, sanación y desarrollo positivos. Crear esta reconexión con la historia, los valores y las tradiciones de una comunidad implica volver a despertar el antiguo rol de la Gente Mayor de la Comunidad. Las personas mayores actúan como guardianes de la sabiduría. El restablecimiento de este rol respalda la creación de estos círculos para conectarse, compartir, contar historias y sanar. Estos círculos benefician la comunidad en entornos tales como clínicas, cárceles, escuelas, centros de libertad condicional, parques, etc. Además, al ofrecer presentaciones y videos motivadores de gente mayor contando sus historias y colaborando con grupos nacionales, desarrollamos la vía hacia las generaciones más jóvenes.